jueves, 8 de marzo de 2012

Trucos y consejos sobre agricultura ecológica (de la N a la Z)

Como la entrada anterior me daba problemas -quizá demasiada información en un solo post- he tenido que subdividirla alfabéticamente. Aquí va la "segunda entrega"...
N...   (nada)

P
Patatas: No plantar nunca con apio, calabazas y tomates.

Petunias: Florecerán mejor si acabada una primera floración las podas a unos 15 cm. de la base del tallo. En pocos días volverán a apuntar nuevos capullos y florecerá nuevamente. Y lo mismo sucederá si repites la operación.Plantas dañadas: Seis o siete fósforos clavados cabeza abajo dentro de la maceta, eliminan los parásitos.
Para mejorar el aspecto de tus plantas, coloca un par de clavos de hierro oxidados en la tierra de la maceta. Esto ayudará a que la apariencia de las plantas mejore ostensiblemente.
Plantas de interior
: Vierte unas gotas de glicerina en un paño y frota las hojas verdes con el. Verás que el resultado es magnífico y, además, que la glicerina tiene la virtud de repeler el polvo.
También puedes mezclar en una taza un poco de leche con otro tanto de cerveza, bates bien la mezcla y aplicas con una esponja en cada hoja. Saca brillo y verás que resultado tan estupendo.

Perejil: Muy efectivo junto a tomates y espárragos.

Perifollo: Ahuyenta plagas y mejora el sabor del rábano y del nabo. También aleja el mildíu.

Puerros: No plantar con guisantes, judías y remolacha.

Pulgones: Se eliminan fácilmente echando ceniza de cigarrillos, serrín o cal sobre la tierra.
Si sembramos un diente de ajo en una maceta o al pie de una planta de jardín evitaremos que sea devorada por los pulgones, ya que estos insectos odian su olor. Este truco es especialmente recomendable para mantener en buena forma los rosales.


Riego: Para intentar recuperar una planta excesivamente regada, saca con cuidado el cepellón del tiesto y envuélvelo en varias capas de papel de cocina absorbente. Déjalo todo así durante 24 horas. Si se empapan las hojas, ponle otras nuevas. Corta las raíces podridas y vuelve a meter la planta en la maceta a la que previamente habrás cambiado de tierra, y no la riegues en varios días.



Para saber si hay que regar o no tus plantas en maceta, introduce el dedo en la tierra y comprueba si está húmeda. Cogerle el tranquillo a esta técnica es fundamental. Con el riego siempre es mejor quedarse corto que pasarse.
Es bueno llenar la regadera por las noches, para que el agua esté a temperatura ambiente cuando riegues por la mañana. El agua muy fría es perjudicial para muchas especies.

Romero: Póngalo por todas parte, en especial con las coles, judías y zanahorias.

Rosas: Si entierras un cuarto de cebolla en la tierra, sus flores serán mucho mas fragantes que antes. 

Ruda: Cerca de los rosales y frambuesos. Ahuyenta a los roedores.

S
Salvia: Aleja muchos insectos, pero ayuda a la polinización ya que sus flores son visitadas por las abejas.

Suelo: El pH del suelo es una medida de la acidez o alcalinidad y resulta un factor determinante en el desarrollo de las plantas. En una escala del 1 al 14, los terrenos ácidos tienen un pH inferior a 7, mientras que los alcalinos, presentan un pH 7 o superior. Los neutros, adecuados para el desarrollo de la gran mayoría de las plantas, tienen un pH de 6,5 - 7.
Se compra un kit de pH. Se toman muestras de diferentes puntos del terreno. Se pone un poco de tierra en el tubo de ensayo y se añade luego líquido medidor. Se agita bien y se espera a que las partículas sedimenten y el fluido se aclare totalmente. Leer el valor de pH del suelo comparándolo con los colores de la tabla. A mayor grado de acidez (pH inferior a 5) o de alcalinidad (pH superior a 8) peor será el terreno, de la misma forma que no convienen los terrenos arcillosos o arenosos en exceso.
Para paliar carencias, nutrientes minerales, los básicos son: nitrógeno para formar las hojas; fósforo, favorece la emisión de raíces y corrige los suelos arenosos muy pobres; y potasio, para plantas de flor y prevenir desequilibrios en terrenos que han recibido nutrientes con alto contenido en nitrógeno y estiércol. El abono orgánico, de origen natural, se presenta en formas muy diversas: estiércol, mantillo, compost casero...Es el que mejor actúa sobre la calidad del suelo, permite que retenga bien el agua, quede ventilado y no se forme una costra en superficie.
Suelo en mal estado: Sembrar trigo sarraceno o alforfón. Es un método infalible para mejorar la estructura del suelo. Limpia la tierra atacada por plagas, aunque hay otras plantas que también resultan beneficiosas, como el centeno, inmejorable para eliminar malas hierbas, o la mostaza, para los terrenos calcáreos o empobrecidos. Cuando alcancen 15 cm. solo hay que segarlos y esparcirlos por el terreno; en los siguientes meses se descompondrá, mejorando la composición del suelo. 



T
  • Tagete: Ahuyenta plagas aéreas y de raíces, como nematodos, gusanos grises, triquina, áscaris y oxiuros.

  • Trepadoras: Para pérgola, las de crecimiento más rápido son: Campanilla (Ipomea tricolor), Correquetepillo (Polygonum aubertii), que da flores blancas, o Bella de día (Convolvulus tricolor) Glicinias, para cubrir pérgolas o arcos.
  • Hiedra, para paredes a la sombra.
  • Madreselva, para cubrir lindes sin problemas de espacio.
  • Buganvilla, Bignonias y Jazmines, si vives en clima templado o cálido.
  • Clemátides, en sitios húmedos, sombra en la base y sol en las flores.
  • Rosal trepador, al sol.

Tomates: No plantar con guisantes, hinojo y patatas.

 V

Valeriana: Si macera sus hojas, el caldo resultante estimula la germinación de semillas. Protege de las heladas, echándola la noche anterior.
-----
Errores a evitar:  


 - Destinar un terreno de tipo compacto y arcilloso a bulbos y raíces, sin realizar trabajos previos de tratamiento. Repercutirá en el desarrollo.


- Cada labor requiere su tiempo. Pretender "quemar etapas" es un error frecuente del principiante. Muchos trabajos necesitan un tiempo de maduración para que la tierra quede bien preparada.


- Cultivar el mismo tipo de hortalizas en la misma parcela en años sucesivos, aunque se repongan los nutrientes, permite reproducirse a los parásitos.


- Aplicar más abonos de los recomendados. No sólo se pierde dinero, sino que puede resultar tóxico para las plantas.


- Una vez finalizada la época de recolección, hay quien abandona la parcela sin preocuparse, confiando en ganar en primavera el tiempo perdido. Pero hay labores que deben hacerse en invierno.


- Creer que sólo la primavera y el verano permiten cultivar hortalizas en lugares de climas fríos. Hay también variedades de invierno.


- Hacer los trasplantes durante las horas de más calor es un proceso que provoca estrés a las plantas, por lo que conviene elegir las horas más frescas y menos secas.


- Esperar a la primavera para airear el suelo y trabajarlo hasta darle una consistencia adecuada para la siembra. Tenía que haberse hecho en invierno.


- Pretender obtener las propias semillas para el siguiente cultivo. El aficionado no dispone de medios para evitar la merma de calidad. Es mejor comprarlas.


- Dar un riego general en un huerto pequeño hace que unas hortalizas reciban demasiada agua, mientras que otras se quedan sedientas. A cada una hay que darle lo que necesita.


- Utilizar el agua de una manguera que ha permanecido todo el día bajo el sol en verano. Estará a temperatura tan alta que puede quemar las plantas.
En la lucha contra las plagas
 - Recurrir a métodos industriales de lucha contra las plagas en un huerto pequeño no sólo es desperdiciar tiempo y: dinero, sino que se corre el riesgo de perjudicar a una parte del cultivo.


- Considerar los métodos biológicos anticuados e ineficaces. Bien aplicados, no sólo alivian los síntomas, sino también la enfermedad, y sin efectos secundarios.


 - Pretender eliminar de forma instantánea una plaga recurriendo de manera repentina a métodos biológicos es erróneo, pues son métodos que actúan a largo plazo pero de forma global, acumulando sus beneficios.


 - Recurrir sólo en parte a procedimientos biológicos es una solución equivocada, pues son métodos que actúan sobre un conjunto amplio (todo el huerto), y el empleo de un único producto químico para eliminar una especie concreta repercute sobre todas las demás.


 - Hay quien quiere aumentar la eficacia de un producto duplicando la dosis y el resultado no sólo es peor, sino incluso el contrario. Deben seguirse las instrucciones.
-----------
...Y por ahora... ¡esto es todo, amigos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario