lunes, 21 de mayo de 2012

Las primeras fotos de mi huerto


Hoy he tomado unas fotos del huerto. No tenía ninguna excepto dos o tres que hice cuando me lo entregaron en enero, así que al compararlas me he quedado sorprendidísima ¡¡¡qué cambio!!!.

 Así es la naturaleza, a poco que la cuidemos ella responde generosamente.

ANTES....





En enero, recién entregado, sembré ajos ¡cómo no! y estuve distribuyendo el terreno, tenía muchas ideas en la cabeza, pero no sabía ni por donde empezar...

.
Y mi perro, tan despistado como yo ..."mi dueña plantando árboles y yo...¿dónde me quedo?".



Como León es mi fiel compañero, también en el huerto, lo primero que hice fue buscarle "su" rincón... y ahora está encantado, junto a unos bulbos y unos rosales.He puesto varias plantas de albahaca para que ahuyenten los mosquitos y no le acribillen en verano.







Me encantan las plantas aromáticas, así que he aprovechado todos los rincones...





.... aquí la camomila y la menta..."vigilando" las patatas.



En otro rincón de aromáticas, una tomatera ha "aparecido" junto al orégano; crece frondosa, así que la voy a dejar a ver qué tal va.



Las tomateras se "desmadran", tengo tres en diversos puntos del huerto. Imagino que habrán sido algunas semillas que se me cayeron al hacer los semilleros..y el viento las dejó allí... por ejemplo, ésta otra está entre las capuchinas que planté en el almendro. Está much0 más vigorosa que las plantadas en los surcos.








Este semillero improvisado tiene la "culpa" del trasiego de semillas. Reconozco que es lo que más me gusta del huerto. Elegir las semillas, mimarlas y esperar hasta que germinan. Es un proceso que no deja de asombrarme. Me resulta´muy  especial verlas germinar y crecer en el huerto, mucho más que si fueran planteles comprados en un vivero (aparte de eso, les echan muchísimos pesticidas y abonos, así que prefiero comprar las semillas ecológicas y hacerlo yo). 



He tratado de respetar la asociación de cultivos, aunque en 200 m2 es difícil,... aquí están las lechugas y cebollas en armonía... se llevan bien ¿verdad?, con  alguna borraja, que nunca estorba porque es muy beneficiosa... además en Aragón ¿cómo no vamos a tener borraja, mañico?



La novatada de plantar ajos para dar de comer a un regimiento...



Y patatas para otro regimiento y medio...


Pero las fresas sí tienen que ser muchas, porque a mi hija y a mí nos encantan


Este sarmiento ha arraigado bien (no todos lo han hecho); me lo dio el dueño de los huertos cuando podó sus parras, dice que dan una uva moscatel buenísima....¿comeremos su uva algún año?



Y mi gran pasión, las flores... de todos los colores, tipos, fragancias... Si por mi fuera, llenaría el huerto de mil flores, pero me he centrado en los tagetes, capuchinas y caléndulas, porque dicen que son muy buenas para el huerto y ahuyentan las plagas.



Aquí, las caléndulas junto a las zanahorias.



Todo un lateral del huerto  lo he llenado de bulbos, que tímidamente van asomándose, están bastante protegidos del viento por los bisaltos del vecino ¡ya veremos cuando los arranque!...

Es bonito ver como despuntan entre la tierra...


Las capuchinas me encantan, las he puesto en varios puntos del huerto, son facilísimas de cultivar, enseguida germinan. Incluso se pueden comer, aunque para mí gusto son demasiado picantes, prefiero verlas a saborearlas.




En fin, esta es la pequeña historia de mi pequeño huerto, espero que las fotos os hayan gustado.

A partir de ahora, en la medida que pueda, incluiré fotos del huerto para ilustrar las entradas... espero que no tenga muchas de plagas.

Un abrazo.